Curia Provincial C/Gaztambide, 65 28015 Madrid | Tel: 911 213 750 | webmaster@escolapiosbetania.es

23 de Octubre de 2018

Encuentro Internacional de Educación No Formal

En Salamanca

Durante esta semana se celebra en Salamanca el encuentro internacional de Educación no formal "Educar es amar" que reúne a 40 educadores escolapios de todas las demarcaciones de la Orden. Como indican los organizadores del encuentro, el objetivo es profundizar y proyectar a partir de comunicación de experiencias, debates, reflexiones de fondo y, sobre todo, "soñando juntos unas escuelas Pías más cercanas a los pobres".

El encuentro forma parte de una de las líneas de trabajo de las Escuelas Pías (escolapios) que, en el Capítulo General de 2009, reconocían la Educación No Formal como un "espacio donde se puede vivir en plenitud el ministerio escolapio". Desde entonces, esta iniciativa educativa ha tomado gran impulso en toda la geografía escolapia, especialmente en contextos populares. Nueve años después, el encuentro internacional pretende compartir y reflexionar sobre las experiencias que se están desarrollando. "Educar es amar" es el lema escogido para el encuentro y el logotipo del corazón expresa cómo todas las presencias de la Orden deben latir al mismo compás para llevar la buena noticia del evangelio a los niños y jóvenes, especialmente pobres.

"Hoy los escolapios creemos que este espíritu con el que Calasanz fundó las Escuelas Pías, puede realizarse plenamente en otros escenarios educativos no escolares que hacen presente el carisma calasancio, actualizándolo con fidelidad creativa", indican desde la organización. Salamanca ha sido escogida porque impulsa una de las experiencias educativas de educación no formal más significativas de las Escuelas Pías: La Casa Escuela "Lorenzo Milani", iniciada en los años setenta aplicando la pedagogía popular del conocido sacerdote florentino.

"Educar es Amar" es el lema del Encuentro porque la educación escolapia ayuda a los niños a crecer en gracia y sabiduría, en piedad y letras, a la luz de Dios y a la luz del mundo. Calasanz comprendió bien que no podía educar bien si los maestros no ponían el amor como elemento fundamental de la educación. Sólo el amor abre el corazón de los niños que nos llegan con grandes heridas afectivas; sólo el amor genera un clima de confianza que motiva a los niños a esforzarse por aprender, sólo el amor acerca a las personas:

Debemos atender a los niños, sin hacer diferencia entre un alumno y otro, sino mostrando a todos, amor grande de padre y enseñándoles con tal afecto, que los alumnos conozcan que desea su aprovechamiento, porque así los animará a ser diligentes en las clases, y después los atraerá más fácilmente al servicio de Dios, que es nuestra ganancia (Calasanz, carta 354).

Calasanz, pionero de la educación popular gratuita

San José de Calasanz, el fundador de los escolapios, ha pasado a la historia de la educación por iniciar la Escuela Popular Cristiana gratuita, obligatoria y abierta a todos. Su modelo educativo se desarrolló en la primera mitad del siglo XVII con una extensa red de escuelas por Europa y que ahora está presente en 38 países.

La universalidad de la "escuela para todos" comienza a ser un compromiso de los Estados en el siglo XIX y no se consolida hasta nuestros días. Sin duda, la institución escolar ha sido un medio indispensable para la educación de la juventud durante mucho tiempo y quizá lo siga siendo en el futuro. Sin embargo, se abren nuevas perspectivas educativas como son la Educación no Formal y la Informal.

Calasanz entendió que la Escuela era el mejor modo para que los niños promovieran socialmente y fueran personas realizadas y felices. Estaba convencido que este ministerio tan importante no se podría realizar sin maestros con un fuerte compromiso apostólico que se impliquen en el cuidado y crecimiento integral de los niños.

 

Facebook Google LinkedIn Twitter